sábado, 13 de noviembre de 2010

Monarquía, República e Imperio, a los romanos les gusta la variedad:

  A continuación, nos centraremos un poco más en los hechos más puramente históricos, lo que no quiere decir menos interesantes (a veces la realidad supera a la ficción). La historia de Roma puede ser dividida en tres etapas fundamentales: Monarquía, República e Imperio. Esta gente lo probó todo, y parece ser que les gustó estar controlados por alguien pues, como vemos, la República es un período democrático situado entre dos autoritarios. Por otro lado, bien es cierto que si a cualquiera de nosotros nos ofreciesen ser reyes absolutos de España, muy probablemente acabaríamos como nuestro bien amado Augusto. No quiero dar ideas a gente extraña, y menos aún cuando el otro día me encontré un manual de fabricación de una bomba nuclear en internet, así que mejor me callo (aunque no creo que sirva de mucho). 


MONARQUÍA:
  El principal problema al estudiar los hechos históricos acontecidos hace cientos o miles de años radica en la veracidad y abundancia de las fuentes. No es extraño que, para un mismo período, como es el caso de la monarquía romana, haya diferentes puntos de vista basados en diferentes observaciones. Para empezar, la literatura romana sostiene que Roma fue fundada por Rómulo en el siglo VIII a.C., pero la arqueología ha demostrado que el nacimiento de la villa no pudo ser posible antes del 600 a.C. (por parte de Tarquinio Prisco, rey etrusco, pueblo que controlará Roma hasta el fin de la monarquía). Por ello, podemos suponer que todos los reyes que gobernaron en el lapso de tiempo que va de lo ficticio a lo real (Rómulo, Numa Pompilio, Tulo Hostilio, Anco Marcio...)  no existieron, así como los acontecimientos correspondientes, exactamente lo mismo que con la historia del origen de Roma. Sin embargo, queda abierta la posibilidad de la existencia de una Roma "pre-urbana", lo que encajaría con los datos arqueológicos. 

  Hoy día se diferencian tres corrientes en relación con todo esto: la hipocrítica, que acepta los datos que da la tradición; la hipercrítica, que se atiene a los datos arqueológicos y una tercera que mezcla las otras dos siempre que no se contradigan. 

  La monarquía termina de forma abrupta en el año 509 a.C., o, al menos, eso dicta la tradición. El comienzo de la revuelta que acabó con ella viene dado por el siguiente hecho:


"Según la narración de Tito Livio, aceptada sin graves reparos por los historiadores posteriores, tenía fama de mujer hacendosa, honesta y hermosa. Se sabe que su belleza y honestidad impresionaron vivamente a Sexto Tarquino, hijo del Rey Lucio Tarquinio el Soberbio
Éste, para satisfacer los frenéticos deseos que sentía por ella, pidió hospitalidad a Lucrecia cuando su esposo se hallaba ausente. Aprovechando la oscuridad de la noche, se introdujo en la habitación de Lucrecia y la violó, sin que ella se resistiese ni gritara, creyéndole su marido. Esto ha derivado una variante no menos sospechosa que la mencionada como increíble
Al día siguiente Lucrecia llamó a su padre y a su esposo, y les refirió el ultraje recibido. Les pidió venganza contra Sexto Tarquino y se hundió un puñal en el pecho después de pronunciar la frase: «¡Ninguna mujer quedará autorizada con el ejemplo de Lucrecia para sobrevivir a su deshonor!»" Fuente (wikipedia)

  Tras esto, la nobleza enfurecida de Roma destronó al rey Lucio Tarquinio el Soberbio, cuya biografía está más abajo, y se proclama la República. 

Tarquino el Soberbio (534-510 a.C.), último rey de Roma. Los datos atribuidos a su reinado son polémicos, pero tres no suelen ser refutados: la reforma del calendario, la dedicación de un templo a Júpiter en el Capitolino y la caída de la Monarquía. Pero, curiosamente los tres hechos corresponden al mismo año, el 509 a.C.
Según la tradición, tras una revuelta de la nobleza al sentirse ultrajada por el rapto de Lucrecia por Sexto, hijo del rey, Tarquino y su familia fueron expulsados y tuvieron que refugiarse en el palacio de Aristodemo de Cumas, que acogería a Tarquino hasta su muerte, Sexto, el hijo del rey, huyó a Gabbi, donde murió.
Tarquino, pasa por ser un tirano, calificado de despotés por Dionisio de Halicarnaso; sin embargo, la actitud política de Tarquino, puede haber sido ante todo populista favoreciendo a los plebeyos, a los que habría incluido en el senado como conscripti. Según la tradición este rey se mantuvo en el trono por medio de violencias sin fin. Abolió la constitución de su predecesor pero acabó las grandes obras.

La tradición sitúa el establecimiento de la República entre los años 509-510 a.C. Así comienza otra etapa fundamental de la historia de Roma que dura dos siglos y medio, en la cual Roma se prepara para dominar la península itálica, después el Mediterráneo para acabar dominando en el Imperio casi todo el mundo hasta el entonces conocido. FUENTE


  Ya que hablamos de Tarquinio el Soberbio, voy a mencionar a otros dos reyes de la época, si queréis ampliar la información que os he dado leeros lo siguiente:


Tarquino Prisco (616-578 a.C.), el Antiguo, o el Advenedizo, fue el verdadero "Rómulo", al parecer originario de la ciudad etrusca de Tarquinia, y descendiente de una familia griega. Se convirtió en rey de los latinos, sabinos y etruscos establecidos en torno al Palatino. Después organizaría estos grupos en tres tribus: Ramnes, Tities y Luceres. Poniéndoles el nombre común de romanos (en etrsco ruma, es Roma). Según la tradición a la muerte de Anco, Tarquino impulsado por su esposa Tanaquil, despoja del trono a sus pupilos. Introduce en Roma la civilización etrusca: ritos sagrados, emblemas de poder. Construye el Forum, el Circus maximum, la Cloaca Maxima. Muere víctima de la venganza de los hijos de Anco Marcio. Pero una estratagema de Tanaquil permite que su yerno Servio Tulio, hijo de una esclava, tomase el poder.
Verdadero fundador de la ciudad a fines del siglo VII a.C., Creó el Senado y el ejercito, el primero seleccionado de las familias mas importantes, y el segundo incluiría a todos los ciudadanos útiles para la defensa de los intereses de la nueva ciudad. Organizó las gentes, en maiores y minores, eligió a los patres senatores de ambas y organizó la civitas vetus en términos de jerarquía (primordia civitatis): además debió ser el responsable de la desecación del Foro entre el 625 y el 575 a.C.
La tradición asigna a Tarquino la conquista de los Prisci Latini, en el sector oriental del Lacio, conquistó también Fidena, Collatia, Crustumerium, Apiolae al sur, Gabii y Praeneste al norte, en su reinado nueve ciudades latinas se vieron obligadas a reconocer el poder hegemónico de Roma en sus áreas respectivas.

Servio Tulio (578-534 a.C.), el constituyente, segundo rey histórico de Roma. Según la tradición, Tulio llegó al poder después de la muerte de Taraquino, gracias al apoyo de Tanaquil, la mujer del primer rey y de su madre, Ocrisia, una esclava del palacio real, mantuvo el poder durante mas de cuarenta años. Entre los etruscos, llevó a cabo grandes reformas políticas, militares y sociales del senado y la organización del ejército centuriado (exercitus). Es de posible origen latino, aunque la tradición griega le atribuía un origen desconocido (xenos) y la romana lo hacía de "origen servil". Según la tradición establece la primera constitución política de Roma y el primer censo, dividiendo la población según la fortuna en clanes para facilitar el reclutamiento del ejército, en cuatro tribus territoriales a las que dió el nombre de las zonas: Collina, Esquilina, Palatina, y Suburana, que a la vez se correspondían con los cuatro extremos de la Urbs (la llamada también Roma quadrata). Aumenta la extensión de la ciudad, encerrando en una nueva muralla el Quirinal , el Esquilo y el Viminal. También muere trágicamente, víctima de un complot organizado por su propia hija y su yerno, Tarquino el Soberbio. Fuente


   Como veis, estos eran peores que los Reyes Godos, sólo faltaba que el perro matara a la tía del dueño...

REPÚBLICA:
  Para mí, ésta es la etapa más bonita de la historia de Roma. Tras la expulsión de los reyes etruscos, se instaura la república un sistema "democrático", y lo escribo así porque hay que decir que la sociedad se encontraba dividida en clases sociales con mayor o menos poder y, por supuesto, las mujeres no participaban en este reparto. 


  • · Los patricios eran los propietarios de la mayor parte de las tierras y los rebaños. Participaban en el Senado y ocupaban las más altas magistraturas del Estado.

  • · Los plebeyos, pequeños propietarios, comerciantes y artesanos. Poco a poco alcanzaron la igualdad política y civil con los patricios.

  • · Los esclavos, cautivos de guerra o hijos de esclavos, no eran considerados personas. Trabajaban en el campo, en las minas o como criados en las casas de los patricios.



  La evolución de este sistema va ligada a la expansión romana por Italia, primero, y después por el resto del Mediterráneo (Mare Nostrum). Por ello, buscando en la red un buen texto al respecto, me encontré con esto, que considero un relato nítido y preciso sobre la expansión y caída de la República. 


La conquista de Italia

Durante los siglos V y IV a. C., Roma tuvo que luchar por la propia supervivencia, constantemente amenazada por los pueblos vecinos. Su eficaz organización militar, basada en las legiones, su creciente poder económico y su situación estratégica, entre las principales vías de comunicación de Italia, permitieron a Roma imponerse a través de una sucesión de guerras:
  • La guerra contra los sabinos y los etruscos. Tras conquistar Veyes (406-396 a.C.), la principal ciudad etrusca, los romanos dominaron las regiones del Lacio y Campania.
  • El ataque de los galos desde el Norte, que vencieron en Alia (387 a. C.), aunque a continuación se retiraron hacia la llanura del Po.
  • Las tres guerras samnitas (343-290 a. C.), tras las cuales se afianzó el dominio romano en la Italia central.
  • La guerra de Tarento (282-272 a. C.), contra el rey de EpiroPirro, cuya derrota permitió a Roma anexionarse la Magna Grecia.

                                                 Las guerras púnicas

Batalla de Zama
Tras completar la conquista de Italia, Roma tuvo que hacer frente a un poderoso rival que amenazaba sus intereses políticos y comerciales en el Mediterráneo occidental: la ciudad de Cartago, en el Norte de África.
  • La primera guerra púnica se desarrolló en una sucesión de victorias romanas: Milae (260 a. C.), Ecnomo (256 a.C.), Panormo (250 a.C.) y las islas Egatas (241 a.C.). El resultado fue la expulsión de los cartagineses de CórcegaCerdeña y Sicilia.
  • La segunda guerra púnica se inició con la conquista de Sagunto, en Hispania, por el general cartaginés Aníbal (219 a.C.). Éste cruzó con su Ejército los Pirineos y los Alpes, venció a los romanos en las batallas del lago Trasimeno (217 a.C.) y Cannas (216 a.C.). Roma reaccionó y Publio Cornelio Escipión, el Africano, venció en Túnez (204 a.C.) y Zama (202 a.C.).
  • La tercera guerra púnica concluyó con la destrucción de Cartago por las tropas de Escipión Emiliano (146 a.C.).

La crisis de la República

  La gran expansión territorial de Roma, que en el año 168 se anexionó Macedonia y a lo largo del siglo siguiente GreciaAsia MenorEgiptoSirialas Galias e Hispania, tuvo como consecuencia la crisis política y social de la República.
  La aristocracia senatorial fue desplazando a otras clases del poder, mientras los comerciantes se enriquecían y los pequeños propietarios agrícolas, quedaban arruinados.
  Tras un periodo de guerras civiles, Julio César intentó restaurar el orden con la formación de un triunvirato formado por él mismo, Pompeyo y Craso. Luego quiso establecer un gobierno personal, pero fue asesinado: se formó entonces un segundo triunvirato integrado por OctavioLépido y Marco Antonio.
  La República, que se había mantenido durante casi cinco siglos, pronto iba a ser sustituida por un nuevo sistema político, el Imperio



video
  Como habéis podido observar,  en este texto no se mencionan las causas de la caída de la República, que está íntimamente relacionada con el asesinato de Julio César, quizás la inflexión más importante de la historia del Mundo Occidental. Os voy a  dejar dos vídeos muy interesantes, aunque el primero quizás peca un poco en la falta de fidelidad histórica, pero sirve de ejemplo. En ellos, veréis cómo se produjo el asesinato de Julio César, acusado de querer convertirse en tirano y emperador, y en el segundo observaréis el que está considerado como el mejor discurso que jamás se ha pronunciado. ¿Su autor? Marco Antonio, tras la muerte de César (a manos de los senadores y de Bruto, amado hijo adoptivo de César). 
video
 Deberíais fijaros en cómo Marco Antonio comienza alabando a los traidores y asesinos de César, siguiendo la voluntad aparente del pueblo, y cómo va dándole ligeramente la vuelta a la tortilla hasta cambiar la opinión de todo el mundo. El As del testamento de César es también una carta muy interesante. Os pido que analicéis bien el video. 
  (tras ver los videos) A estas alturas, ya habréis podido comprobar que tan solo Chuck Norris o nuestro amigo Pérez Reverte podrían convencer a las masas tan fácilmente, ahora bien, lo conseguirían con la fuerza de sus puños y un par de... neuronas. 

Algunos personajes interesantes:


Julio César y RomaGaius Julius Caesar (Julio 12, 100 AC - Marzo 15, 44 AC) era un militar romano y un líder politico. El tuvo una parte muy importante en la transformación de la Republica Romana en Imperio Romano.
Es considerado uno de los más grandes genios militares de toda la historia, pero también un excelente politico y uno de los líderes más fuertes del mundo antiguo. Fue proclamado dictador por toda la vida, y centralizó el gobierno de la Republica. Vino asesinado en el 44AC, durante las Ides de Mayo.
Sus campañas militares son conocidas en manera detallada gracias a sus Comentarios (Commentarii), y muchos detalles de su vida han sido escritos posteriormente por históricos.
 FUENTE




Marco Tulio Cicerón nació en la ciudad de Arquino en el año 106 a.C. A los 27 años inició un viaje a Atenas, Rodas y Asia Menor para estudiar retórica y filosofía. Luego volvió a Roma y contrajo matrimonio con Terencia, emprendió su carrera política y decidió seguir la abogacía. Así fue como fue elegido cuestor en Sicilia y gracias a uno de sus discursos contra el expoliador de los sicilianos fue inmortalizado como uno de los mejores oradores que ha existido en los tiempos de la latinidad.
Otro de sus grandes éxitos fue en el año 75 a.C. cuando fue proclamado cónsul. Su consulado se distinguió a partir de la conjuración de Catilina.
Con la grave crisis política que sufría Roma en el año 60 a.C. Cicerón se vio obligado a exiliarse ya que todos sus bienes fueron confiscados y su hogar destruido.
Al volver a Roma, estaba rodeado de popularidad y gratitud por parte del pueblo. Tan es así que en el año 51 a. C fue elegido procónsul de Turquía.
Luego de tener una adversidad con César, logra que este lo perdone y decide retirarse a su villa de Túsculo para dedicarse a pleno a las letras y a la filosofía.
Tras el asesinato de César, Cicerón se embarcó rumbo a Grecia , ya que Marco Antonio lo consideraba como uno de los cabecillas de la conjuración. Pero su ausencia no se prolongó demasiado; a su pronta vuelta pronunció contra Marco Antonio las 14 Filípicas, discursos muy fuertes que irritaron a éste. Nuevamente Cicerón huyó de Roma pero durante su embarcación a Iliria un viento en contra lo devolvió a tierra, donde fue tomado prisionero y asesinado, en el año 43 a.C.
La incesante actividad intelectual de Cicerón dio de sí una extensa producción literaria que podemos dividir, atendiendo a su contenido temático, en cuatro grupos: discursos, obras retóricas, obras filosóficas y cartas.
FUENTE



¿No os recuerda a Moratinos...? Jejeje...
Cneo Pompeyo, llamado el Grande (?, 106 - Pelusio, Egipto, 48 a. C.) Militar y político romano. Perteneciente a la gens plebeya de los Pompeyos, su padre había sido cuestor, pretor y cónsul. Con él se había formado como militar. Durante las guerras civiles de Roma, formó un ejército propio, que puso al servicio de Sila, derrotando a los partidarios de Mario en Sicilia y en África (83 a. C.); y cuando el partido popular pareció revivir bajo la dirección de Lépido, Pompeyo se encargó de derrotarlo en Etruria (77).
Luego fue enviado a Hispania, en donde aplastó la rebelión de Sertorio (77-71); y, al regresar a Italia, acabó con los restos de la rebelión de esclavos encabezada por Espartaco. Ejerció el Consulado con Craso en el 70. Luego recibió plenos poderes por tres años para limpiar de piratas el Mediterráneo (67). Se le renovó el mando en el 66 para dirigir la guerra contra el rey del Ponto, Mitrítades, al cual derrotó; ello le permitió reorganizar los dominios romanos en Asia, incorporando Silia, Cilicia y el Ponto como provincias (64) y creando a su alrededor una protección de Estados vasallos.
Sin embargo, el Senado se opuso a sus ambiciones de poder y no ratificó las medidas que había tomado. Pompeyo tuvo que aceptar la formación de un triunvirato, compartiendo el poder con Julio César y con Craso (60), con un reparto territorial que le otorgaba el mando en Hispania. Pompeyo pudo así realizar su proyecto de repartir tierras a los veteranos licenciados del ejército.
Tras la muerte de este último en la guerra contra los partos, y estando César ocupado en la conquista de las Galias, el Senado nombró a Pompeyo cónsul único para restablecer el orden en la ciudad contra los motines de los mercenarios (52). César regresó a Roma dispuesto a hacerse con el poder, mientras el Senado encargaba a Pompeyo la defensa de la República (49); estalló así la guerra abierta entre ambos, que favoreció a César.
Pompeyo y sus partidarios huyeron a Grecia, donde fueron definitivamente derrotados en la batalla de Farsalia. Pompeyo consiguió huir y refugiarse en Egipto; pero hasta allí le persiguió César, provocando la Guerra Alejandrina (48-47 a. C.), que hizo subir a Cleopatra al Trono de los faraones. Antes incluso de alcanzar la costa egipcia, Pompeyo murió asesinado por el tribuno Lucio Septimino. FUENTE

Marco Antonio: Militar y político romano del periodo de las guerras civiles (?, h. 83 - Alejandría, 30 a. C.). Miembro de una familia patricia, era nieto de otro político del mismo nombre, asesinado por Mario en el 87 a. C. Tras una juventud disoluta, entró al servicio de su tío Julio César, a quien ayudó a imponerse sobre la oligarquía romana. Conquistado el poder, desde el 48 gobernó Italia mientras César proseguía la lucha contra Pompeyo en África.
En el 44 fue nombrado cónsul y promovió la restauración del poder monárquico en la persona de César. El asesinato de éste en aquel mismo año otorgó a Antonio el control de la ciudad, encargándose de defender su memoria y perseguir a los asesinos. No obstante, César había declarado sucesor a Octavio (el futuro Augusto), por lo que se inició una pugna por el poder entre los dos hombres.
Derrotado en la Guerra de Módena (44-43 a. C.), Antonio aceptó compartir el poder formando un triunvirato con Octavio y Lépido (43), que se encargó de reprimir a los partidarios de la República. Aunque en el reparto territorial le correspondía sólo la Galia Cisalpina, Antonio siguió la lucha contra los asesinos de César, derrotando a dos de ellos -Casio y Bruto- en Filippi (42) y extendiendo así su control hacia Asia, Siria y Egipto.
La nueva situación fue reconocida por el Tratado de Brindisi (40), que otorgaba a Antonio el control de Oriente, dejando Occidente para Octavio y África para Lépido. En el año 37 estableció una alianza con Octavio para deshacerse de Sexto Pompeyo (que había adquirido el control de Sicilia, Córcega, Cerdeña y Acaya) y de Lépido (eliminado en el 36).
Enfrentados ya sólo Octavio y Antonio, como dominadores de la parte occidental y de la oriental, el segundo se separó de la hermana de Octavio (con quien se había casado para promover la anterior alianza) y trató de establecer un reino helenístico propio en el Mediterráneo oriental. Para ello estableció una alianza con la última reina del Egipto ptolemaico, Cleopatra, a la que cedió territorios romanos y probablemente hizo su amante (36).
Juntos expandieron sus dominios conquistando Armenia en el 34. Pero Octavio, que había ganado la batalla política en Roma explotando la «orientalización» de Antonio, se lanzó a la conquista de Oriente desencadenando la Guerra Ptolemaica (32-30 a. C.). Derrotada la flota egipcia en la batalla de Actium, Marco Antonio no intentó resistir en tierra firme y se suicidó cuando las tropas de Octavio entraban en Alejandría. FUENTE


IMPERIO ROMANO:
  Existe por ahí una saga de juegos para PC fantástica denominada Imperivm. Mi curiosidad por la historia de Roma viene, en gran medida, gracias al equipo Haemimont Games y a FX Interactive, que crearon en su día una obra maestra de la estrategia en tiempo real que se adapta increíblemente a la verdad. Recomiendo a todos mis lectores estos juegos, incluyendo la saga "Imperivm Civitas", continuación de la primera, que se centra más en el manejo de la ciudad romana en sí y que también es una fuente importante de conocimiento sobre Roma. Esto viene porque, para introducir la creación del Imperio, he seleccionado este pequeño vídeo de la mencionada saga: 
video
  Evidentemente, el final está omitido, pues el juego consiste en comandar las tropas hacia la victoria o la derrota, pero verdaderamente Marco Antonio y Cleopatra fueron vencidos, se suicidaron y Octavio Augusto se convirtió en el primer emperador romano. Para que os hagáis una idea de quienes ocuparon el trono dorado de Roma, os dejo, una vez más, un texto sacado de Latinum Vetus sobre esta etapa.
"Las grandes conquistas y la rápida expansión hizo que el sistema republicano fracasara y hacia falta una nueva forma de gobierno que pudiera controlar tan vasto terrritorio. El vencedor de todas las guerras civiles que sucedieron justo antes del fin de la república, César Augusto, estableció un Imperio. En el nuevo gobierno, el emperador era la unica persona que ostentaba el poder y lo legaba a sus hijos.

Augusto, el primer emperador de la dinastia Julio-Claudia, representó el mayor esplendor del imperio y dio paso a la época conocida como la "Pax Romana", un periodo de estabilidad política y social.


A Nerón, el último miembro de la dinastía Julio-Claudia, le seguirá un periodo de inestabilidad donde se impuso Vespasiano, que inauguró la dinastía Flavia, de origen no patricio. Les siguieron del año 96 d.C. al 180 d.C. los emperadores Nerva, Trajano, Adriano, Antonino Pío y Marco Aurelio.

Septimio Severo comenzó el periodo de la monarquía militar, que marca el fin de la "Pax Romana". Esta situación llevó al imperio durante el resto del siglo III a un largo periodo de luchas internas por el poder donde los emperadores, nombrados por sus legiones, se sucedieron ininterrumpidamente. 

Diocleciano emprendió una gran reorganización del Imperio, instituyendo la Tetrarquía, y su sucesor Constantino I el Grande será el último emperador del imperio unificado. Poco después, el emperador Teodosio dividió el Imperio entre sus dos hijos, Arcadio y Honorio, en el Imperio Romano de Oriente, con sede en Constantinopla; y el Imperio Romano de Occidente.

A partir de la división, el territorio oriental comenzó un periodo de riqueza y un auge cultural que duró hasta la caída de Constantinopla en el año 1453. El Imperio Occidental, por contra, duro pocos años más pues las invasiones bárbaras lo desmoronaron dando paso a la Edad Media. El último emperador de Occidente, Rómulo Augústulo, fue depuesto en el 476 por el rey godo Odoacro." 


Algunos personajes importantes...


El emperador Augusto
El emperador Augustus de Roma nació el 23 de septiembre del 63 AC, con el nombre de Gaius Octavius. Asumió el nombre Gaius Julius Caesar Octavianus (Octaviano) en el 44 A.C. después de la muerte de su tio, el aclamado Julius Caesar. Caesar adoptó a Octaviano y lo hizo su herededero.
Octaviano era un astuto y brillante político que logró conseguir muchisimo poder en Roma. Cuando César fue asesinado, Octaviano no tenía una puesto oficial dentro del sistema político. Solo más tarde marchó a Roma y obligó al Senado a nombrarlo consul.
Roma obtuvo mucha gloria bajo el gobierno de Augustus, que restableció la paz después de 100 años de guerra civil; mantuvo un gobierno honesto y un solido sistema de valuta; extendió el sistema de carretera que unía Roma con su vasto imperio ; desarolló un eficiente servicio de correos; promuvió el comercio libre entre las provincias y construyó muchos puentes, acueductos y edificios adornados con magnificas decoraciones artisticas realizadas en estilo clasico. La literatura floreció con escritores como Virgilio, Horacio, Ovidio, y Livio.
El imperio se extendió y sometió a los pueblos peninsulares (España), la Galia (ahora Francia), Panonia y Dalmacia (ahora parte de Hungría y Croacia). Anexó Egipto y el suroeste europeo. Después de su muerte, la población del Imperio romano lo consagró como una divinidad. FUENTE

  El siguiente protagonista no es que sea más importante que el resto, sino que me ha llamado la atención y he oído mucho sobre él. Cuando leí su biografía me partí de risa, ahora bien, no me hubiese gustado vivir en la misma ciudad que él.
CALÍGULA (CAYO CÉSAR AUGUSTO GERMÁNICO) Emperador de Roma, sucesor de Tiberio en el año 37. Era hijo de Germánico y Agripina, y había nacido el 31 de agosto del año 12 en Antium, según la opinión más común, si bien Tácito parece indicar que vino al mundo más allá del Rhin, en el campamento de su padre. Por lo menos es seguro que en éste fue educado. Se le dio el sobrenombre de Calígula, porque en su juventud había calzado la cáliga, especie de sandalia que llevaban los soldados romanos. Éstos y el pueblo le tenían en gran estima, por ser hijo de Germánico. Vivió varios años en la corte de Tiberio, su abuelo adoptivo, y tuvo suficiente cautela y disimulo para no revelar sus ambiciones y exponerse a segura muerte. Al parecer ninguna impresión hizo en él el trágico fin de su madre y hermanos, Nerón y Druso. Lo cierto es que logró captarse las simpatías de Tiberio, que lo asoció al gobierno y lo nombró su sucesor, aunque otorgando también prerrogativas imperiales a Tiberio Gemelo; pero el Senado prescindió de este último y confirió a Calígula todos los poderes. Roma saludó con júbilo el advenimiento al trono del hijo de Germánico. El nuevo emperador justificó por el pronto todas las esperanzas que en él se habían fundado. Quemó todos los papeles de Tiberio, prohibió las acusaciones de lesa majestad, abrió las prisiones, adoptó al joven Tiberio Gemelo, dándole el título de Príncipe de la juventud, gratificó a los soldados, se mostró generoso con el pueblo y devolvió a los magistrados el pleno ejercicio de sus derechos, sin que de sus instancias se pudiera apelar al emperador. 
El entusiasmo era tal, que en tres meses se sacrificaron 160.000 víctimas en los altares de los dioses en acción de gracias por haber recibido tal emperador, y el Senado decretó que el día de su advenimiento se celebrase cual si fuera el aniversario de una nueva fundación de Roma. A los ocho meses cayó enfermo a causa de los excesos a que se entregaba; curó, pero desde entonces quedó atacado de una especie de locura furiosa, a la que se atribuye su cambio de conducta, pero que ya, según dicen, había previsto Tiberio, diciendo que le dejaba vivir para su desdicha y la del mundo. En este segundo período de su reinado dio muerte al joven Tiberio, a su suegro Silano, a su confidente Macrón, que le había protegido en tiempo de Tiberio, y a la mujer de Macrón, que había sido su querida. Expulsó de palacio y de Roma a sus hermanas, relegándolas en desiertas islas, y, en fin, hubo pocas familias patricias que no tuvieran que lamentar la muerte de algún deudo. Un día que en el circo faltaban criminales que echar a las fieras, hizo bajar a varios espectadores. Obligaba a los padres a presenciar la ejecución de sus hijos, y a la noche siguiente mandaba asesinarlos. Creíase un dios, y mandó que se le adorase bajo el nombre de Júpiter Latial; también pretendía ser diosa, y solía aparecer en público con los atributos de Venus o de Diana. Hízose levantar un templo, donde estaba representado en estatua de oro. Entre sus locuras o extravagancias se cita la de llamar a gritos a la Luna para que bajara a acostarse con él. Deseaba que el pueblo romano tuviera una sola cabeza para cortarla de un golpe. Aspiró a conseguir glorias militares; al frente de 200.000 hombres pasó el Rhin, pero no vio ni un enemigo, lo que no fue óbice para que las tropas le aclamaran siete veces imperator. Luego anunció que iba a invadir la Gran Bretaña; embarcóse en magnífica galera, y cuando se había apartado algunos kilómetros de la costa de las Galias, retrocedió; dio orden a las tropas de que preparasen las máquinas de guerra y sonasen trompetas cual si se fuera a entrar en combate; mandó que sus soldados se llenasen los bolsillos y los cascos con conchas de la playa, y volvió a Roma, donde en el Capitolio, y como despojos del Océano, por él vencido, depositó aquellas conchas. En los honores del triunfo que se le otorgaron en Roma, figuraban como prisioneros de guerra galos disfrazados de germanos. Declaró nulos todos los testamentos de los centuriones que no hubieran designado como heredero a él o a Tiberio, y cuando supo que muchos habían testado a su favor, hizo morir a los más ricos. Un día que necesitaba dinero, se lo procuró matando a unos cuantos personajes que se hallaban en palacio. 

Sostenía casas de prostitución en Roma, y era tal su inmoralidad, que sostuvo públicas relaciones incestuosas con sus hermanas, y de una de ellas, Drusila, estuvo apasionadamente enamorado. La célebre Pizálida, que daba lecciones de lubricidad en Roma, fue una de sus cortesanas favoritas. Cítense también sus monstruosos amores con Lépido y Nestor. Tuvo cuatro esposas, y la última, Cesonia, la más fea, consiguió bastante imperio sobre él. Pretendió quemar las obras de Virgilio y Tito Livio, y también todas las obras de jurisprudencia, pues, según decía, no hacían falta, siendo la única ley su voluntad. Su caballoIncitato tenía pesebres de mármol y marfil y mantas de púrpura con piedras preciosas; lo había nombrado individuo del Colegio sacerdotal, y proyectaba hacerlo cónsul. No se sabe qué admirar más, si la locura de este hombre o la debilidad, cobardía y afeminación de los romanos que lo sufrieron durante cuatro años. Por fin, Quereas, tribuno de los pretorianos, seguido de varios conjurados, dio muerte a Calígula el 24 de enero del año 41. FUENTE


Expansión territorial de Roma
  Básicamente, esto era todo, espero que os haya servido para picaros y provocaros un poco de curiosidad, pues os aseguro que a mí la historia de Roma me parece absolutamente fantástica, y no faltan relatos y videos en internet para ejemplificar mi opinión. Nos veremos más tarde para seguir hablando del mundo romano, espero que os haya gustado, hasta la próxima!

PD: Os vuelvo a recomendar la Saga Imperivm si queréis vivir en primera persona lo que se coció en Roma; además, los juegos son baratos y muy muy divertidos, os encantarán como me encantaron a mí en su día. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada